Perrito ciego rechazado encuentra al lazarillo más fiel que promete nunca dejarlo solito

Reportaje elaborado por Zona Evoluciona

Un perrito guía se ha convertido en el mejor amigo de un perro ciego con el único propósito de defenderlo de otros canes y, además, ayudarlo a andar por los senderos de la vida. Esta historia de lealtad nos llega de la mano de Amos y su compañero Toby; unos peludos que se han vuelto inseparables, aunque en no hayan tenido un buen comienzo juntos.

Los perritos viven con la animalista y trabajadora de un refugio, Jess Martin.

La joven conoció a Amos, un perrito invidente de nacimiento, en su lugar de trabajo y, tras ver lo más que le iba al peludo con la búsqueda de una familia, decidió convertirse en su protectora. Jess adoptó a Amos pero ella no estaba sola en casa, pues ya tenía como mascota a un border collie llamado Toby.

La chica de 27 años no sabía muy bien cómo resultaría todo pero le partía el alma ver las necesidades de Amos y cómo las familias que llegaban al refugio lo ignoraban por completo.

El asunto fue toda una prueba para Toby, pero tras algunos tropiezos la convivencia ha dado frutos.

“Toby es muy independiente y le gusta su propio espacio, por lo que estábamos un poco preocupados por ver cómo aceptaría a Amos. Al principio, Toby le gruñó un par de veces y luego lo ignoró. Amos vino de una perrera, por lo que no sabe cómo socializar con otros perros. Después de un par de días, vi que Amos no podía encontrar su tazón de agua y Toby lo empujó y lo ayudó a salir”, explicó Jess.

Parece que ese momento sensibilizó a Toby, pues el perrito entendió que el nuevo chico en casa necesitaba algo de ayuda. Además, sería el primero de muchos momentos en los que saldría a su rescate.

“Cuando salíamos a caminar, Amos estaba muy asustado, especialmente por los ruidos y Toby rápidamente se dio cuenta de que necesitaba ayuda, así que cada vez que Amos se detenía, Toby se acostaba a su lado hasta que estuviera listo”, explicó Jess.

Amos es un perrito introvertido que se asusta cuando otros peludos se le acercan, por lo que realmente no tiene muchos amigos. Pero eso sí, Toby hace el mejor papel de cuidador y se ha convertido en una especie de perro guía.

“Pero Toby siempre está ahí para protegerlo, lo llamamos su guardaespaldas”, comentó la mujer.

No hay dudas de que Jess eligió lo mejor al llevar a Amos a casa y subirse a la aventura de empezar de nuevo en la crianza y adaptación de un peludo, más tratándose de un perrito con necesidades especiales.

Su espíritu caritativo la impulsó a hacerlo y su amor por los peludos la mantiene a flote, ayudando a los amigos de cuatro patas dentro y fuera del refugio.

Las verdaderas amistades surgen de los caracteres más diversos y Amos y Toby son un ejemplo claro. Felicidades a estos compañeros inseparables.

Una mas de ZonaEvoluciona.Com – Radio Online