Muñeca Annabelle: Conozca el espeluznante lugar donde está guardado el famoso personaje

Ed Warren (1926-2006) y su esposa Lorraine Warren (1927-2019) fueron la pareja de investigadores paranormales más famosa de la historia. Utilizando sus conocimientos y dones –Ed era demonólogo, mientras que Lorraine era médium y clarividente- el matrimonio Warren formaría en 1952 su propia sociedad, la Sociedad de Nueva Inglaterra para la Investigación Psíquica (NESPR), donde investigaron más de 4 mil casos de índole paranormal, algunos de ellos en extremo aterradores, como el caso de Amityville, la maldición sobre la familia Perron (que inspiró la película “El Conjuro”) y el caso Poltergeist de Enfield.

Este Museo, ubicado como ya se mencionó en el sótano de la casa que habitó el matrimonio Warren, permanece actualmente cerrado, tras problemas de zonificación y la muerte de Lorraine Warren el año 2019, aunque se informó extraoficialmente que se encontraba en proceso de traslado a una nueva sede. Por de pronto, mientras el Museo de lo Oculto de los Warren estuvo abierto al público, estaba estrictamente prohibido visitarlo de noche, pues albergaba objetos y artículos reales embrujados y malditos que, debido precisamente a su naturaleza maléfica, eran considerados extremadamente peligrosos.

Sin embargo, tras el éxito mundial de la película “El Conjuro” y sus secuelas, el inmueble se convertiría en una suerte de lugar de peregrinación para los amantes de los hechos paranormales y misteriosos, recibiendo a visitantes de todo el mundo en unos eventos especiales llamados “Warrentology”. Entre los objetos maléficos o embrujados que se encuentran en el célebre Museo de lo Oculto de los Warren, en Connecticut, sin duda uno de los sitios más aterradores y macabros del planeta, se encuentran los siguientes: 1) El Piano embrujado que toca solo: Se cuenta que Ed Warren escuchaba tocar solo a este piano, que dejaba de sonar de inmediato cada vez que éste iba a la habitación para ver qué estaba sucediendo. Los Warren supuestamente obtuvieron el piano de un sacerdote después de su muerte. El piano hace una breve aparición en la saga cinematográfica de “The Conjuring” en la película “Annabelle Comes Home”, cuando la niñera entra en la habitación de la casa de los Warren y toca algunas teclas.

Según los entendidos, el sólo hecho de que los Warren pensaran que era prudente mantener a la muñeca encerrada en una caja sagrada de cristal, muestra cuánto temían a la supuesta entidad maléfica que habitaba dentro de ella.

Reportaje de Zona Evoluciona