Los arreglos de la nueva Feria concejal René Vidal Barrientos se complementarán además con un nuevo proyecto en la costanera adyacente

Nuevo rostro tiene la feria Lillo

Honrando un compromiso adquirido desde el inicio de su gestión, el alcalde Juan Eduardo Vera visitó las obras de la renovada feria Lillo, o como prontamente pasará a llamarse, la nueva Feria concejal René Vidal Barrientos, iniciativa que una inversión cercana a los 600 millones de pesos.

Acompañado por el Intendente regional Carlos Geisse, el gobernador de Chiloé y la directora de Secplan, la máxima autoridad comunal resaltó el trabajo realizado por los funcionarios de Castro Municipio, quienes, durante todo el proceso de renovación de la feria, han dialogado permanentemente con los dirigentes, para que sea una obra con pertenencia local, con efectiva participación ciudadana y con un claro sello tradicional chilote.

“Cumplimos con todos aquellos requerimientos que se nos fueron colocando en el camino. Vale decir, una feria que existía de los años 80, que tenía una identidad con el pueblo chilote, con la materialidad, el exterior con la utilización de la tejuela de alerce. Y esa identidad no se perdió nunca, fuimos respetuosos de nuestro patrimonio. Pero ¿cuál es la diferencia?

Teníamos un espacio que lamentablemente no cumplía con los requerimientos de quienes son locatarios y locatarias, y algo peor, era un lugar que cada vez era más inadecuado para los visitantes, turistas nacionales y extranjeros que llegaban a este lugar”, explicó el alcalde.

En la misma línea, la Directora de Secplan Javiera Vega, agregó que las mejoras son casi totales. “Solamente mantuvimos el cascaron, por así decirlo, y más de 1500 metros cuadrados fueron prácticamente construidos de nuevo. Hoy en día este es un edificio que cumple con toda la normativa vigente que cumple con accesibilidad universal que antiguamente no existía, hay un reordenamiento de los locales para que esto pueda ser posible”, sostuvo, complementando que el proyecto considera también baños con accesibilidad universal y un nuevo sistema eléctrico.

Para el intendente, Carlos Geisse, que también participó de la visita, se trata de algo impresionante en cuanto a cómo cambió el rostro de ese sector que “la conocí un par de veces antes cuando vine para acá. Se llovía, entraba el viento y era una feria que tenía 40 años y ahora me sorprende, como decía el alcalde, con menos de 600 millones, son 560 millones, cómo ha cambiado, cómo hicieron rendir esos recursos para poder tener esta maravilla”.

LOCATARIOS

Manifestando una evidente alegría por el gran avance de las obras, la dirigente y locataria de la feria, María Díaz, destacó que antes de conseguir este anhelado recinto “corrimos muchas puertas, muchas veces rechazados porque era muy doloroso para mí, en ese entonces, ver como presidenta que muchos de los locales les llovía más adentro que afuera, pero nunca tuvimos esa aceptación. Pero cuando tocó el periodo del señor alcalde, él nos acogió y tuvimos la ayuda incansable e inagotable de la señorita Javiera. Fuimos escuchados y nos pusimos a trabajar porque queríamos mantener la obra”.

En la misma línea, Juan Carlos Soto, reconoció el apoyo del alcalde Juan Eduardo Vera y manifestó su interés de seguir trabajando juntos. “Ahora esperamos- en su segundo gobierno – seguir trabajando firmemente con él en el entorno no solo de acá en el mercado, sino que de todo lo que es la costanera de Lillo”.

MEJORAMIENTO EN COSTANERA DE LILLO

Recogiendo la inquietud de los locatarios, Javiera Vega de Secplan, aprovechó la ocasión para señalar que Castro Municipio se vio favorecido con un proyecto del Programa Espacios Públicos del Ministerio de Vivienda y Urbanismo para mejorar la costanera adyacente a la feria, proyecto que fue a solicitud expresa del alcalde Juan Eduardo Vera con la única finalidad de seguir mejorando el rostro de ese sector tan importante para la comuna y que se encuentra en etapa de diseño.

Departamento de Comunicaciones y RR.PP.
Castro, Chile.