¿Elvis está vivo? Revelan inéditos detalles de uno de los mayores mitos de la historia

“Elvis está vivo. Me lo dijo un amigo”. La canción pertenece al inefable músico trasandino Andrés Calamaro. La frase hace pié en uno de los mayores mitos de la historia. Al principio, de una historia recortada: la del rock. Pero por su importancia en la cultura pop (la que nos acoge), el mito del «Elvis vivo» rompió toda frontera. Elvis esta vivo es uno de los mayores mitos de la historia.

Ahora, décadas después, Michael Cole abrió la boca y reveló algo que calló durante los últimos 41 años. El 16 de agosto de 1977, el por aquel entonces joven corresponsal de la BBC en Washington DC oyó gritar a la secretaria de un juzgado, donde Cole investigaba un caso: “¡Oh, Dios mío!“. Todos pararon cuanto hacían. La mujercita alcanzó a balbucear algo y se echó a llorar. Qué dijo, se preguntaron los presentes. Una voz anónima respondió: Dijo que Elvis ha muerto”. El silencio se adueñó de la escena.

Cole dejó todo y llamó a su camarógrafo Bob Grevemberg. Se embarcaron de modo urgente hacia Memphis, Tennessee. Michael sería apenas un muchacho pero ya intuía que en aquella ciudad lo aguardaba una cita grande. La Historia comenzaba a escribir un nuevo capítulo y él quería estar presente. Lo que el periodista ignoraba es que se trataba de uno de los capítulos más extraños de la segunda mitad del Siglo XX.

Col y Bob llegaron a la ciudad y la encontraron como sin nada, envuelta en su rutina. “Nadie hablaba de Elvis, no se reunían en la calle ni en las esquinas”, explicó Cole. En busca de información marcharon hacia Graceland, la mansión del cantante. “Hablé con un guardia y nos quedamos a esperar en la puerta. Allí di cuenta que Elvis era una estrella más grande en Gran Bretaña que en Estados Unidos. Nos encanta la nostalgia. Los estadounidenses siempre quieren lo nuevo“. Las palabras son parte de una columna que Cole ha publicado en Daily Mail, tal vez para conmemorar un nuevo aniversario de la muerte de Elvis.

Salió el sheriff de Memphis, me tomó del codo y comenzó a caminar por el sendero serpenteante que asciende a una pequeña colina hasta Graceland, con sus columnas blancas y su frontón clásico. Me condujo a través de las puertas a una escena que nunca olvidaré: En la sala, un ataúd había sido apoyado sobre caballetes. Detrás del ataúd, en un arco sombrío, estaban los miembros de la familia Presley, incluida la ex esposa de Elvis, Priscilla, su hija Lisa Marie y su padre Vernon. Uno a uno, les estreché la mano, extendiendo mi brazo sobre el ataúd donde el mejor cantante del siglo XX yacía muerto a la edad de 42 años“.

Cole cuenta que lo primero que atinó a hacer fue expresar sus condolencias. Y ahora revela qué vio: “¿Cómo se veía Elvis? No muy bien. Siendo inglés, no me gustaba mirar. Pero fue una vista tan extraordinaria, que tuve que detenerme en cada detalle. Lo más sorprendente fue el tamaño de su rostro. Tenía la forma de una sandía muy grande y pálida, como la muerte. Supuse que las drogas habían causado la hinchazón. Llevaba un traje negro, una camisa blanca y una elaborada corbata de satén blanco“.

Un detalle molestó de sobre manera a Cole, fan de Elvis, como tantos hombres de su generación. “Elvis era un hombre blanco que cantaba como un hombre negro. Su cabello revuelto era parte del atractivo rebelde. Pero en su ataúd, el cabello de Elvis había sido peinado. Una raya había sido dibujada a la derecha, como con una regla. Escuché más tarde que el peluquero estaba orgulloso de su trabajo“. El periodista se hallaba ante el cadáver de un mito popular. Pero su mente asoció el enojo de la muerte al peinado. Esas cosas pasan.

En su momento no fueron halladas drogas en el cuerpo del cantante. O al menos no lo informaron así, tal como luego sí ocurriría. El cotejo fúnebre recorrió la ciudad y fue una multitud quien lloró al rey. Cole se sentó a reportar para su medio del otro lado del océano y escribió, casi al pasar, que “ mucha gente en Memphis no creía que Elvis en verdad había muerto. Había especulaciones, a pesar de los comunicados de los doctores y de un coronel, que decían que había falseado su propia muerte y se había ocultado“.

El mito se agrandó con el paso de los años. Hasta que en 1997 un colega de la BBC le preguntó cómo podía estar seguro que quien había visto era Elvis. Cole se extrañó de la consulta y preguntó por qué le pregunta aquello a él. Y fue ese colega quien le dijo que su reporte había sido el primer en publicar algo de esa duda. “Por supuesto, no podría estar seguro. Nunca lo había visto en persona hasta esa mañana“, cierra Cole su reciente columna. ¿Ese remate deja abierta alguna posiblidad a…? A nada. No imaginen más de lo que hay. Elvis está vivo. No. No es una información periodística. Es tan solo la letra de una canción.

Reportaje de Zona Evoluciona