El mecanismo de Anticitera: La misteriosa computadora más antigua del mundo que construyeron los griegos

Reportaje de Zona Evoluciona

En abril de 1900, un grupo de buzos recolectores de esponjas que trabajaban cerca de Glyfadia, en la isla griega de Anticitera, descubrieron a 45 metros bajo el agua los restos de una antigua galera romana que había naufragado más de dos mil años atrás. El grupo recuperó numerosos artefactos y objetos, incluyendo estatuas de bronce y mármol, alfarería, vidriería, joyería y monedas, además de un extraño bulto de bronce corroído y madera, que parecía tener un misterioso y complejo mecanismo de relojería incrustado, compuesto de al menos 30 engranajes de bronce.

El profesor Tony Freeth, uno de los investigadores, relató que la parte posterior del dispositivo presenta una descripción del cosmos, que muestra el movimiento de los cinco planetas que se conocían en la época en que se construyó el mecanismo. “El Sol, la Luna y los planetas aparecen en una impresionante muestra de brillantez de la antigua Grecia; el nuestro es el primer modelo que se ajusta a toda la evidencia física y coincide con las descripciones en inscripciones científicas grabadas en el propio mecanismo”. Freeth agregó que “si no lo hubieran descubierto en 1900, nadie se habría imaginado, ni siquiera creído, que algo así existía… ¡es tan sofisticado! Es un mecanismo de una genialidad realmente sorprendente. Esencialmente fue la primera vez que la raza humana creó una computadora. Es verdaderamente increíble que un científico de esa época descubrió cómo usar ruedas de engranaje de bronce para rastrear los complejos movimientos de la Luna y los planetas”.

“Sólo un matemático tan brillante como Arquímedes podría haber diseñado el mecanismo de Anticitera”, comentó el profesor Tony Freeth, quien detalló que Arquímedes estaba en Siracusa cuando los romanos llegaron a conquistarla y aunque el general Marco Claudio Marcelo ordenó específicamente a sus legionarios que no lo mataran, un soldado igual lo hizo por error. Siracusa, al cabo, sería saqueada por los romanos y sus tesoros enviados a Roma. El general Marcelo, por cierto, sólo se llevó dos piezas consigo, ambas construidas por Arquímedes. “Arquímedes encontró la manera de representar con precisión en un sólo aparato los variados y divergentes movimientos de los cinco planetas con sus distintas velocidades, de manera que el mismo eclipse ocurre en el globo que en la realidad. Pensamos que el mecanismo de Anticitera pudo haber sido una de las versiones del mecanismo construido por Arquímides. El orador romano Cicero nos entrega una pista de esto, cuando relata que vio una de las máquinas de Arquímedes, muy parecida al mecanismo de Anticitera, en la casa del nieto del general Marcelo.”