El auge de la criptominería en Venezuela como una forma de resguardar valor y combatir la hiperinflación

El ruido es ensordecedor en un edificio de Caracas: máquinas “minan” bitcoins sin parar.

En una Venezuela con costos irrisorios de electricidad, crear criptomonedas se ha convertido en un negocio muy rentable. Más pequeñas que cajas de zapatos y con un valor unitario de US$400 , casi 80 computadoras que funcionan a tiempo completo generan unos US$125 dólares por equipo. Cuatro ventiladores enfrían el espacio donde la temperatura es alta.

¿La factura de electricidad? “Yo creo que ni US$10 al mes”, dice entre gritos Theodoro Toukoumidis sobre la sala de exposición de su empresa Doctor Miner, dedicada a instalar granjas mineras en el país y comercializar equipos. “Descubrimos una forma de generar ingresos pasivos (…), transformando energía en dinero”, cuenta a la AFP en su oficina, lejos del ruido, en el acomodado este caraqueño. Su empresa instala equipos informáticos para criptominería, un proceso que genera una serie de secuencias numéricas complejas para acuñar una moneda virtual y validar transacciones financieras. Esta tarea necesita una importante potencia de procesamiento y por lo tanto ingentes cantidades de energía.

https://www.emol.com/noticias/Economia/2021/09/05/1031590/venezuela-bitcoins.html