Científicos hallan escasa evidencia de envejecimiento entre ciertas especies de sangre fría

Científicos descubrieron el secreto de la eterna juventud: ser una tortuga. Dos estudios publicados en la revista Science revelaron escasa evidencia de envejecimiento entre ciertas especies de sangre fría, lo que desafía una teoría de la evolución según la cual la senescencia, o el deterioro físico gradual, es un destino ineludible. Aunque hubo informes individuales como el de Jonathan, la tortuga de las Seychelles que cumple 190 años este año, estos fueron considerados anecdóticos, dijo a la AFP David Miller, investigador de la Penn State University y autor de uno de los trabajos.

Para su artículo, Miller y sus colegas recopilaron datos de estudios de campo a largo plazo que comprenden 107 poblaciones de 77 especies, incluidas tortugas, anfibios, serpientes, cocodrilos y tortugas. Utilizaron una técnica llamada “marcar-recapturar”, por la cual cierto número de individuos son primero capturados y etiquetados y luego los investigadores los siguen a lo largo de años para ver si los encuentran nuevamente, derivando estimaciones de mortalidad basadas en probabilidades.

También recopilaron datos sobre cuántos años vivieron los animales después de alcanzar la madurez sexual y utilizaron métodos estadísticos para producir tasas de envejecimiento.

https://www.emol.com/noticias/Tecnologia/2022/07/04/1064995/criaturas-sangre-fria-no-envejecen.html